sábado, 25 de diciembre de 2010

Alameda del Duque de Santa Elena...




flickr.

La Alameda del Duque de Santa Elena llevaba un siglo allí cuando el almirante Horacio Nelson asaltó la Ciudad tratando de incorporarla a la soberanía británica, en 1797.

Construida gracias a la iniciativa del marqués de Branciforte, comandante general de la Isla, bajo el nombre de Alameda Marítima, fue "costeada por la generosidad de las personas distinguidas de este barrio, movidas de buen gusto y deseos de reunir su sociedad en tan propio recreo", según rezaba una placa conmemorativa que allí se exhibía, tal y como recoge un libro dedicado a la historia de la Capital, editado por el Organismo Autónomo de Cultura del Ayuntamiento.

Por tanto, los jardines de este espacio fueron punto de reunión de la sociedad santacrucera y lugar de cita y esparcimiento durante muchos años.

En aquellos años constaba de tres paseos interiores rodeados de los 81 árboles que llegaron a contar los cronistas de esa época. Aún se conserva la fuente de mármol que se trajo a Santa Cruz desde Génova, aunque han desaparecido las tres puertas con verjas de hierro fundido que delimitaban los contornos del paseo.

Durante muchos años fue también un punto de importancia musical, gracias a los conciertos que ofrecía la orquesta de la Sociedad Santa Cecilia, bajo la dirección de Matías Guigou, según se explica en la misma obra. La famosa artista Esmeralda Cervantes también brindó al pequeño paseo su arte.

Su nombre oficial fue perdiendo peso entre los vecinos de la Capital, que pasaron a denominar a la alameda Los Paragüitas, cuando allí se instalaron paraguas para evitar que el sol molestara a los ciudadanos que acudían a pasear.

Su antigüedad le permitió ver caer a los castillos que se levantaban a su alrededor y nacer el tranvía. Fue también protagonista de excepción de las primeras guaguas y taxis o de la construcción de edificios emblemáticos como el propio Casino y de lugares como la plaza de España.

La cercanía del mar hizo morir a la vegetación del recinto, una situación que terminó gracias a la ampliación de la zona portuaria y la superficie de suelo que Santa Cruz consiguió arrebatarle al océano Atlántico.

Fue mucho tiempo utilizado como mirador de excepción del muelle, desde el que se pudo contemplar la llegada de personas como el rey Alfonso XIII, el general Primo de Rivera o el propio Francisco Franco.

El entorno ha sido restaurado recientemente siguiendo el proyecto de los arquitectos suizos Herzog & De Meuron. La obra ha incluido la reconstrucción de una réplica del pórtico de La Alamenda, a imagen del original.

Vídeo: Santa Cruz de Tenerife. Vídeo de imágenes antiguas de Santa cruz de Tenerife



Vídeo: (18 de mayo de 2008) Tenerife 01 - La modernidad (S/C.)Santa cruz de Tenerife; Capital de la provincia y de la isla de Tenerife, tan moderna, como con historia.. No te pierdas en sus calles, y disfruta de Tenerife.